Recuerdo muy bien el día cuando le pregunté a mi oncóloga, Dr. Joyce O’Shaughnessy, sobre cuál era el “secreto” para mantenerme sana y libre de cáncer (o libre de cualquier enfermedad crónica). Dr. O’Shaughnessy es una de las oncólogas investigadoras en cáncer de mama más reconocidas en el mundo, además de un ser humano extraordinario. Para mi, ella debía y tenía que saber la fórmula mágica después de todo lo que ha visto, investigado, estudiado, probado inclusive. Estaba lista para escuchar el “secreto” mejor guardado ;). Por un momento creí que Dr. Joyce me daría una receta médica o cátedra; sin embargo, su única respuesta fue: “Lifestyle Aideé, Lifestyle”.

Febrero es un mes que fácilmente se pinta de rojo pues celebramos el amor y la amistad. También es un mes “rojo” pues está dedicado a la prevención y salud del corazón.

A finales del 2017, el Centro de Control de Enfermedades y de Prevención en Estados Unidos volvía a confirmar que las dos principales causas de muerte en el país son las enfermedades del corazón y el cáncer. Triste realidad.

Sin embargo, existe TANTO que podemos hacer por PREVENIR y SuperVivir. Y todo radica en la respuestas de mi oncóloga: Estilo de Vida.

Ayer tuve oportunidad de ver la película “The C Word” basada en los estudios del Dr. David Servan-Schreiber y su libro Anti-cáncer: Un Nuevo Estilo de Vida. Al terminar me surgía la pregunta: “Y entonces, ¿porqué somos tan cabeza dura? Si podemos PREVENIR tanta enfermedad…Si podemos AUMENTAR nuestro bienestar, ¿porqué a veces (muchas veces) decidimos lo contrario?!”.

Un misterio…La cosa es que se puede hacer MUCHO por prevenir y si el corazón es un órgano, un músculo, vital para todos, podemos comenzar hoy a que esté más ROJO y más sano que antes. ¿Cómo hacerlo? Es sencillo:

  1. Mantente en tu peso SALUDABLE. Sobrepeso u obesidad son factores de riesgo para enfermedades del corazón, y también para padecer cáncer. Entonces, ¡a cuidarte! Busca a un nutriólogo profesional que pueda acompañarte y dictar una forma de alimentación ADECUADA para ti (no de moda, sino adecuada). Más que seguir “dietas” publicadas en internet, busca a un profesional que te acompañe en tu cambio de alimentación.
  2. Aliméntate con NUTRIENTES. Opta por comida REAL, no procesada. Decide por comida fresca, no empaquetada. Los nutrientes son medicina para ti. A mayor nutrientes, mejor salud tendrás.
  3. Haz ejercicio regularmente. ¡Actividad física! Si el gimnasio no es lo tuyo, camina más, usa escaleras, muévete en bicicleta, baila en tu casa, corre en el parque…El ejercicio fortalece el corazón y mejora la circulación.
  4. Deja de fumar POR FAVOR. Fumar es causa de cáncer. ¿Cómo hacerle? Grupos de apoyo, acupuntura, y comprometernos en actividades que nos distraigan puede ayudar.
  5. Duerme lo suficiente. En adultos recomiendan de 7 a 9 horas diariamente. No dormir bien aumenta riesgo también de padecer sobrepeso y diabetes. Si tienes problemas para dormir, me encanta usar la práctica de la imaginación guiada para descansar mejor, y los aceites esenciales en el difusor. Un baño con agua tibia, en tina o regadera, también ayuda.
  6. Decide ser optimista y vivir más emociones positivas. Sí, el corazón también se fortalece al practicar más emociones positivas día a día: amor, alegría, interés, curiosidad, orgullo, asombro, serenidad, agradecimiento…. ¿Qué sentimos la mayor parte del tiempo? El odio y pesimismo roban energía vital. Las emociones positivas y el optimismo crean más energía, ¡para dar y regalar! A veces, el primer paso para lograr vivir más emociones positivas es CREARLAS. He escuchado cosas como “en mi vida no pasa nada emocionante”. ¡Pues asegúrate de que sí pase! ¿Qué harás hoy para crear momentos que SANEN tu corazón?

Como puedes ver, hay muchos remedios y acciones concretas para prevenir, para sanar, para alcanzar BIENESTAR, más allá de las “pastillas” que tan fácilmente prescriben algunos doctores.