La asertividad es la habilidad de expresar “los propios sentimientos, opiniones y pensamientos”. Para ser asertivos necesitamos hacerlo en el momento oportuno y de forma adecuada. ¡Todo junto!

Expreso mi sentir/pensar. En el momento oportuno. De forma adecuada. 

¡La buena noticia es que ser asertivos es una habilidad! Por tanto la podemos desarrollar. A veces me doy cuenta que no soy asertiva. ¿Porqué? En la mayoría de los casos por que quiero agradar a los demás a toda costa, preocupada del qué dirán.

Un día estando en una terapia de Rosen Method, que es una combinación de masaje y acupresión, le platicaba a mi terapeuta que me costaba mucho trabajo decir “no” a los demás, y terminaba haciendo cosas alejadas de mis prioridades. Esto me traía frustración, cansancio, desenfoque. En lugar de recomendarme que aprendiera a decir “no”, me dijo que aprendiera a decirme “si”. Me quedó más claro. Desde entonces me he propuesto practicar decirme “SI” con mucha mas frecuencia.

Claro que por AMOR hacemos cosas que le gustan a los otros ¡y eso es increíble! Como mamá y esposa, sé lo que es eso y me encanta hacerlo. Me hace feliz saber felices a los que más amo.

Sin embargo, también necesito decirme “SI” para recuperar fuerzas y atender mis deseos y necesidades: mi alimentación, ejercicio, vida espiritual, rituales de salud, amigos, estudio, lectura, profesión….Sólo así puedo seguir estando ahí para ellos.

¿Cómo decir “NO” sin ofender y con honestidad, ante una propuesta en la que quiero evitar participar? Existe una técnica llamada “El Sándwich” para comunicar una negativa o desacuerdo. Como un sándwich que tiene 3 capas (pan, relleno, pan), esta técnica también:

a) La primera capa, o momento, es un mensaje positivo hacia la persona y propuesta.

b) La segunda, es un enunciado claro, conciso y VERDADERO de mi deseo. Puede ser una negativa o bien una modificación a la propuesta.

c) La tercera capa, nuevamente un mensaje positivo o propuesta para buscar solución en otro lugar.

Pongamos un ejemplo. Mi marido quiere llevarme a cenar para festejar el día de San Valentín a un restaurante nuevo y su especialidad es cortes de carnes. ¡Resulta que soy casi vegetariana! Utilizando esta técnica, podría decir:

“Mil gracias, qué buena sorpresa el ir a cenar juntos. ¡Me encanta! Sin embargo, te recuerdo que comer carne me cae muy mal y termino enferma. ¿Qué te parece si mejor vamos a un restaurante con más variedad en el menú? Sé de algunos en “x” rumbo”.

Otro ejemplo. Mi amiga quiere que le cuide a sus tres hijos mientras ella va a un concierto. He tenido un día largo y tengo migraña.

“Sofía, gracias por la confianza que pones en mí. Sabes bien que son parte de nuestra familia. Sin embargo, tengo dolor de cabeza desde muy temprano. Me siento indispuesta y débil para cuidarlos hoy. ¿Puedo ayudarte a buscar a alguna otra persona que los cuide? ¿Has pensando en preguntarle a Laura? Ella es extraordinaria cuidando y jugando con niños”.

Es cuestión de práctica y de querer con sinceridad el bien de los demás, sin olvidarnos del bien propio. Decir “no a los demás” con el corazón en la mano, es también decir “sí a mi mismo” con el corazónen la mano. ¿Ventajas? Tendremos más fuerza y vida para seguir COMPARTIENDONOS.